“Retaguardia”, poesías de Francisco Gielis

Por indómito, por capricho,
o por la mano que me excede,
habito las horas de la palabra
del descolocado y pertinaz alarido,
que sólo mengua en los eclipses
de la mente por el metal,
de la letra por el gatillo:
ecos reformados
de un desolado tiempo
que abraza las ruinas
de otro monolito destruido.

El lenguaje insiste en su terca labor de decirlo todo, de encasillar al universo en conceptos, definiciones y teorías. Sólo cuando lo enfrentamos con la realidad cruda nos damos cuenta de que jamás fuimos vanguardia de nada, que todo aquello que pretendemos comprender, admirar o alcanzar libra su batalla con total independencia, y nosotrxs ocupamos un simple lugar en la retaguardia.

Francisco Gielis

Comprar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s